domingo, 28 de junio de 2009

El duelo



El Duelo


Cuando lo mató quedó sin alma, vacío, incapacitado para sentir, yo de lejos lo contemplaba, su esbelta figura se distorsionaba cuando se reflejaba en el agua pensé: "así se ha distorsionado tu vida".

Lo primero que vio fue su espalda, esa curva delicada envuelta en finos velos de seda que bajaban con gracia por su voluptuoso cuerpo. Después lo embelesaron la concha perfecta de su oído, el arrebol de sus mejillas, la sombra suave de sus largas pestañas y su pequeña y bien proporcionada nariz; pero lo que lo hizo rendirse a su hermosura, fue su mirada azul y los visos extraños que emanaban de sus ojos.

Se llamaba Mirelle y era la prometida del principe Fernando II, único heredero al trono de Burdeos.

La chispa entre ambos fue fulminante, ella sabía que su nombre era André y que era un poeta famoso, el preferido de la reina Alejandra, además, había leido muchos de sus poemas y se había enamorado de él mucho antes de que lo viese en persona, en su poesía había adivinado su alma sensible y apasionada.

Desde esa noche, con sólo un roce casual, se había desatado el deseo, ya no era posible detener los ímpetus del amor, él pasaba horas frente a su ventana y ella lo acompañaba de lejos contagiada por el mismo insomnio.
( primera parte)

3 comentarios:

  1. Veo q se está animando la cosa :-) Sigues con tu estilo inconfundible.

    Oye, si quieres un dibujo para la cabecera del blog (siempre le da un toque personal), no dudes en coger algunos de los q tengo por el mío. No tienes q pedir permiso ni nada por el estilo, ¿de acuerdo? Cógelo sin más.

    Besazos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana, por lo menos tú me visitas, me siento como frijol en casa grande.
    nU otiseB de La Gata Rosa

    ResponderEliminar
  3. Gata hubiera jurado que te habia dejado un comentario en el blog , debe ser que se esfumó jajajaja, como me encantan los relatos me detuve en la primera parte, parece muy prometedor este duelo, espero que no termine mal... besos Ma.Jo

    ResponderEliminar