sábado, 27 de junio de 2009

Con esto de la "diversidad", cada día crece mi asombro.

Un día decides que ya estás lista para embarazarte, le pones cara de ¿que te parece? a tu pareja y le dices: -Oye amor,¿no crees que ya es hora de que seamos tres?-, -no, cariño, no me siento todavía listo para recibir otra vez a tu madre, acuérdate de la última vez, terminé tomando medio valium para borrar de mi mente el trauma-, -¡ay que tonto eres!, me refiero a que tengamos un bebé-. El "amor" hace un gesto de duda, pero termina pensando en la agradable tarea de engendrar un bebé, y sonríe, -bueno, ya le vamos, dimos, dando -y esa noche ni tú tomas la pastilla, ni él abre el buró para sacar los condones.
Dos semanas después, cuando ya habías olvidado la tan importante decisión, sientes las primeras nauseas, al oír un discurso de Gimeno Chanchullo, candidato a diputado por el RIP y te das cuenta de que ya estás "pastelito".
Pasas por la consabida gestación, los mil consejos de la madre, las tías, las amigas y hasta un señor que te dice: -¡oiga, a poco cree que porque está panzona le voy a dar mi lugar para que se estacione, allá hay otro, está más lejos, pero le hace bien caminar-
Bueno por fin se anuncia el crío, sientes los dolores y llegas manejando al hospital, a la vez que revives a tu "hombre fuerte" . Por fin mediante multitud de soplidos y pujidos, nace tu bebé. El doctor solemnemente te dice: -señora, ha tenido un varon de tres kilos y trescientos gramos y está perfecto-.
El repuesto papá, toma entre sus brazos a su chipotito y te dice: -¡mira, tiene su pitito, es varón!-. Tu mente asimila la información y dices: -Pues no seré tan modddderna, pero espero que de verdad séa varón y no uno de esas "quimeras" que están tan de moda- y cruzas los dedos, esperando que nadie te tilde de homofóbica o lo que es peor, de "anticuada".
La Gata Rosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario